Primera Dama Dominicana saluda al papa Francisco: "He vivido un momento de mucha intensidad espiritual"




La Primera Dama de la República, Cándida Montilla de Medina, saludó y felicitó al Papa Francisco, al concluir la celebración de la Misa solemne con que el Sumo Pontífice inició su ministerio petrino como obispo de Roma.

Montilla de Medina, tras conversar con el Santo Padre dijo: “He vivido un momento de mucha emoción, de mucha intensidad espiritual. Es algo único e inolvidable”... Más...


Al presentarse ante el Papa como jefa de la Misión que representó al Gobierno dominicano en el inicio del Pontificado de Francisco, este le dijo: “¡Ah!, de la tierra de Emiliano Tardiff”; a lo que la Primera Dama le respondió un poco sorprendida y muy emocionada con un afirmativo “Sí, padre”.

De inmediato, el Papa Francisco le dijo a la señora Montilla de Medina: “Recen mucho por mí…Recen mucho por mí”, según consigna una nota de la Dirección de Comunicación de la Presidencia.

Además de la Primera Dama, el Pontífice recibió los saludos del Ministro Administrativo de la Presidencia, José Ramón Peralta, también integrante de la Misión Especial dominicana.

Los demás miembros de la Misión, conforme al decreto 80-13 son, José Manuel Trullols, viceministro de Relaciones Exteriores y Víctor Grimaldi, embajador Extraordinario y Plenipotenciario de la República Dominicana ante la Santa Sede.

Montilla de Medina, con vestido negro y mantilla de igual color, acorde con el protocolo de la Santa Sede, ocupó un lugar especial muy cerca de la tarima donde el Papa Francisco ofició la misa, en la parte lateral derecha de la Basílica de San Pedro.

A la ceremonia religiosa asistieron delegaciones  de 132 países representados por jefes de estado y de misiones, vicepresidentes, ministros y exministros, así como dignatarios de diversas concepciones religiosas.

Previo al inicio de la ceremonia inaugural de su Pontificado, el Para Francisco se había desplazado en un papa móvil entre la multitud de fieles  que se congregaron en toda la Plaza San Pedro y sus alrededores, recibiendo calurosas ovaciones, hasta ingresar a la Basílica. Luego oró por breves momentos en la tumba de Pedro, para de inmediato llegar al altar colocado en la plataforma central de la Plaza de San Pedro.

A las 9:33 minutos, hora de Roma, el Papa dio inicio a la celebración eucarística que coincidió con la fiesta de San José, patrono de la Iglesia.

La Primera Dama dominicana presentó  de manera formal ante la Cancillería de la Santa Sede,  su acreditación como jefa de la Misión Especial. Corresponde a la Santa sede entregar el documento al Beatísimo Padre.

El documento, firmado por el Presidente Danilo Medina, presenta a todos los integrantes de la Misión y concluye con estas palabras: “Ruego a vuestra Santidad conceda entero crédito a cuanto os diga la excelentísima Primera Dama de la República Dominicana, y muy especialmente cuando os exprese mis sinceros votos por la prosperidad de la Santa Sede y por la aventura personal de  vuestra Santidad”.