Tansparencia es lo ideal para evitar falsas acusaciones



Por Antón Baiges i Balleste


Un gran revuelo se ha organizado con la acusación a la primera Dama de estar en posesión de varias decenas de millones de euros en un lejano país del Viejo Continente.

Es necesaria en todos los personajes públicos, que cobran del estado y administran los bienes del pueblo una muy clara transparencia, no se trata de suponer, de no dudar de la honradez de nadie, se trata de que todo esté muy claro.

Cuando alguien acusa debe tener pruebas, a veces sin pruebas también se acusa, es peligroso para el denunciante, si bien generalmente los hechos no llegan más lejos, todos dicen lo que se debe decir y punto.

En este caso concreto estoy convencido, por intuición solamente, de que no parece ser cierta la acusación, no obstante es la gran oportunidad para la persona acusada de dar categórica respuesta a los hechos.

Debería haberse publicado de inmediato una declaración patrimonial de la interesada, debería también manifestar cuáles son sus ingresos por los servicios que presta al país, en fin, concretar cuál es la realidad.

No dudo, ni por un momento, de la honestidad de tan importante Dama, pero la respuesta no parece la adecuada, debería ser mas explicita, no se puede suponer, se debe mostrar de lo que uno dispone, presentarse ante los tribunales es correcto pero inoperante, es darle largas al problema, que se perderá en la vaguedad y en el tiempo.

De ser cierto que detrás de esta denuncia existe un grupo político determinado, el tema va para largo, poco importa, aunque sea muy grave la acusación, que esta sea cierta o no, puede ser el inicio de una campaña bien orquestada contra un personaje público que en plena campaña electoral está aportando muchas simpatías hacia su partido.

En realidad es un torpedo contra el PLD, en su línea de flotación, estos deben afrontar el tema dando la cara, con papeles en la mano, de no hacerlo adecuadamente los rumores se extenderán, de no ser una defensa precisa y contundente los denunciantes habrán logrado su objetivo, denuncia que “” algo queda””.

Los personajes públicos deben ser muy cuidadosos, ellos no se lo creen, hoy en día nadie es intocable, lo que parece impensable, lo que nunca ha ocurrido, puede suceder en cualquier momento, es necesaria una gran transparencia.